Seamos…¡Millonarios en Conciencia! - Alineacion Consciente
Logo Alineación Consciente

Seamos…¡Millonarios en Conciencia!

El dinero es como un anillo de hierro que nos ponemos en la nariz, el cual ahora nos conduce hacia donde quiere. Simplemente se nos olvidó que somos nosotros quienes lo diseñamos.

 Mark Kinney

Frecuencias vibratorias

¿Cómo influyen en nuestra vida? ¿Cómo la limitan? ¿Cómo la expanden? ¿Cómo diseñamos la frecuencia correcta del dinero?

El universo está formado por partículas que se comportan como ondas vibratorias. Los seres humanos, como parte de este universo, también estamos compuestos por ondas que vibran en diferentes frecuencias.

Estas frecuencias pueden ser calibradas bajo unas fórmulas que llamamos logaritmo. Este logaritmo es la suma de lo periódico (biología) y lo no periódico (Consciencia). El nivel prevalente de conciencia de un ser humano es el resultado de la suma total de los diversos niveles de conciencia de cada uno de nuestros aspectos de vida. Estos niveles determinan nuestra realidad y la cambian en diversas facetas… en cómo vemos a Dios, como participamos en la vida, lo que sentimos a nivel de emociones y cómo nos expresamos en el mundo. Sostener una frecuencia vibratoria elevada nos permite percibir mejor la realidad y tener una comprensión más rica y amplia de la misma. Esto y abundancia es lo mismo.

En cambio, una frecuencia vibratoria baja 👇, nos limita la comprensión de la realidad que vivimos creando un ciclo que nos conduce a la repetición del mismo circuito inviable. Esto y escasez es lo mismo.

En este video profundizo sobre el primer mapa de la conciencia entregado por el Dr. David Hawkins:

El campo emocional está intrínsecamente alineado a la frecuencia vibratoria que sostenemos, la variedad de emociones que un ser humano experimenta representa cómo interpreta la vida. Con las emociones abrimos o cerramos puertas.

Las emociones son sinónimo de energía que genera movimiento y los pensamientos ponen una dirección a esa energía. Este movimiento es generado por una vibración que al mismo tiempo es información.

Enviamos señales energéticas a nuestro entorno, estas señales o pulsos recorren distancias, cortas o largas dependiendo del desarrollo evolutivo que tengamos. Distancias cortas representan la escasez y las distancias largas representan abundancia.

Lo interesante de esto es que de forma automática y a cada momento del día, seamos consciente o no de esto, emitimos vibraciones de amor, de enojo, de aceptación, de rechazo, miedo, pánico, preocupación, etc.

La energía que emanamos es una burbuja que condiciona nuestra realidad. De manera tal que, constantemente, están abriendo u obstaculizando la resolución de las situaciones en la cotidianeidad.

“Cuando cambias tu vibración, cambias tu experiencia en el mundo por completo.”

ARIEL MONSERRAT

Ariel Monserrat

¿Sientes miedo, pánico, ansiedad, abandono, sufrimiento, enojo, ira y/o rabia?

Si es así, estás vibrando en una frecuencia menor a 200 de acuerdo a la escala logarítmica de calibración que propone el Dr. David Hawkins en un Mapa de la Conciencia.

Las frecuencias bajas son los niveles de conciencia más dolorosos y difíciles de soportar. Sostener una frecuencia baja nos limita la comprensión de la realidad que vivimos, creando un cerco que nos conduce a la repetición del mismo circuito inviable.

Cuanto más bajo el nivel de conciencia, menos energía tenemos, por lo tanto más esfuerzo necesitamos hacer para lograr algo. Es por esta razón que la velocidad de manifestar algo toma tanto tiempo. En estos niveles abundan los pensamientos y emociones adversas para nuestro progreso. Además, las experiencias que vivimos y la realidad que experimentamos es más destructiva, más negativa, hay más enfermedades, más carencia o extrema pobreza hasta llegar a niveles de hambrunas y muerte. Y todo esto se debe a la vibración que sostenemos.

Por debajo de 200, la dirección en la consciencia es no íntegra, no honesta y no verdad. El Dr. Hawkins llama estos niveles de consciencia “grados de falsedad” que contrastan con los “grados de verdad, integridad y honestidad” por encima de los 200.

En los niveles de vergüenza, culpa, apatía, sufrimiento/tristeza, miedo, deseo, enfado y orgullo, siempre proyectamos la “causa” de nuestro sufrimiento hacia afuera, el otro siempre tiene la culpa de lo que nos ocurre, es él y no yo. ¡Ah, pero es por culpa de…. que soy pobre! Nos sentimos víctimas, sin poder, con frustración. El hecho de que las frecuencias bajas sean los niveles de conciencia más dolorosos, no quiere decir que sean los más difíciles de superar. Todo lo contrario, el propio dolor de las frecuencias bajas nos insta a buscar alivio desde este momento hacia adelante.

Sostener una vibración elevada de frecuencia nos permite percibir de manera más fidedigna la realidad por tener una comprensión más rica y amplia de la misma.

Recuerda, si permanecemos en una frecuencia baja, por debajo de 200, la dirección en la conciencia es destructiva, negativa, no íntegra, no honesta, no verdad, llena de peripecias, accidentes, pobreza y enfermedad.

¿Qué pasa cuando nuestra frecuencia está por encima de 200?

Simplemente, es el primer paso hacia la abundancia. El Dr. David Hawkins en la época en la que él vivió daba como consejo tener una conciencia prevalente por encima de 200, de coraje. En nuestros días esta referencia se presenta como insuficiente, necesitamos escalar a niveles más altos.

Un punto importante de cambio de percepción es la calibración 500, de amor. Éste es el piso energético que nuestra era nos orienta a sostener, que nuestra conciencia prevalente sostenga como mínimo del amor en adelante. 

El nivel de los 400 siempre busca la razón de algo para cambiar el efecto. En la calibración 500, de amor, la razón y la lógica de la calibración 400 se sustituyen por amor. 

Por encima de 500 es donde se empiezan a sentir y ver con más claridad las emociones de compasión con la condición humana. Condiciones que muchos de nosotros experimentamos como los momentos más felices de nuestras vidas.

Este paso también es muy importante, porque dejamos de hacer lo que se DEBE hacer, y empezamos a  averiguar qué es lo que queremos hacer, que amamos y llenar de nuestro amor cada acto de la vida… aquí hablamos de vocación-felicidad.

Empezar a vibrar en frecuencia 500 y más. Es tan simple como sumarte a nuestra comunidad y dar el primer paso de un nuevo nivel evolutivo a partir de integrar de forma fácil, simple y eficiente las herramientas que Alineación Consciente ofrece a la humanidad.

Hola Abundancia!

Seamos Millonarios en Consciencia

Inscríbete ahora al reto gratuito “Hola Abundancia”