Episodio 41: Conecto mi Pulso Cardíaco con el Pulso de Gaia - Alineacion Consciente

A Corazón Abierto

41

Episodio 41: Conecto mi Pulso Cardíaco con el Pulso de Gaia

Introducción

Gaia ha ascendido y sigue ascendiendo, al ascender Gaia, tenemos el camino abierto de ascensión. El punto aquí es que nosotros debemos hacer el trabajo de mover nuestras teclas de ascensión.

El ser humano es un resultado evolutivo natural del planeta tierra. Por lo tanto, es el mismo sistema el que está ascendiendo en todas sus partes.

¿Por qué es importante entrar en contacto con Gaia y porque hay que contactar con ella?

Antes de responder, es necesario recordar que primero fue necesario activar la Red Humana desde nuestro chakra cardíaco. Esto sirve para que al contactar con Gaia, toda información, trabajo o proceso que hagamos con Gaia ingrese directamente a la Red de seres humanos.

El ser humano es un puente y benefactor de la humanidad, de los despiertos, de los no despiertos, de los que van a un lado, de los que van para el otro lado.

Al unir este pulso del chakra cardíaco con el pulso de Gaia abrimos otra Red, que se integra a la Red que tenemos como humanidad y, en este punto, empieza un flujo energético entre Gaia y la Humanidad.

¿Qué pasa con esta conexión de Redes? Cada conversación, cada encuentro que tengamos con Gaia, inmediatamente se transmite a toda la Red humana. Y esto mismo también pasa si otra persona, que está dentro de la Red humana, hace un movimiento: nos llega a nosotros el pulso de la información.

¿Qué permite esta acción? Permite que podamos energéticamente ponernos al servicio de lo que necesita Gaia.

Esto no quiere decir, o al menos no necesariamente, que tengamos que hacer el ritual de la Pachamama, seguir el ciclo de la luna, los ciclos de las mareas para poder estar comunicados con Gaia. Sino que es activar un canal, que también está dormido y que va a permitir realmente el ascenso conjunto a la 5° dimensión.

Ahora mismo llegan oleadas de energía y las personas se desorientan, no la pasan bien, se generan situaciones en donde no se está pudiendo tener una estabilidad, o un canal en donde este sistema energético llegue de esta ascensión gradual a 5°D.

Por lo tanto, es importante anclar nuestro pulso al pulso de Gaia para que de forma conjunta vayamos ascendiendo a la 5°D.

En este caso, la conexión tiene la acción de acompañar con una escucha activa los procesos que van sucediendo de esta entidad llamada Gaia.

En dichos procesos cada uno de nosotros, al mismo tiempo, está haciendo esta experiencia en su cuerpo.

Con esto seguramente vamos a empezar a entender (el que pueda y con entrenamiento) a escuchar el porqué de algunos movimientos telúricos, las erupciones de los volcanes.

¿Qué pasa con los océanos? ¿Por qué hay viento, ciclones y huracanes? Si bien todo esto está dentro del ambiente de la naturaleza, tiene que ver con los acomodamientos que está haciendo Gaia en su ascenso, y con lo que Gaia en sí misma tiene que purificar o tiene que soltar para poder ascender.

Entonces, si nosotros podemos entender, comunicarnos y comprender, podemos colaborar poniéndonos en estado de purificación o de desprendimiento de densidades.

Esto lo podemos hacer no convocando a una meditación masiva por la tierra, sino que desde nuestro propio ser, desde nosotros mismos y conversando en: ¿Cómo yo puedo colaborarte? ¿Qué retiro de mis densidades?

“O sea, ahora se que vamos juntos en esto, ya comprendo que estas soltando tus densidades…de mí, ¿qué hace falta dejar ir?”

Es para esto que es necesario activar la comunicación entre Gaia y nuestra Red humana. Formamos parte de esto y en esta ascensión vamos juntos, no es que la humanidad asciende y Gaia no. Todo está ascendiendo, y tanto los humanos como Gaia están dentro de este todo.

Activación de 2 Pulsos

En la misma zona donde está nuestro pulso de la Red humana, ahora se despierta un nuevo pulso, que pulsa de forma más lenta y voluminosa. Es como el tono más grave de un gong. 

Todo esto se da en un nuevo dial, una frecuencia más alta, una octava mayor a la Red humana.

Se despierta el pulso situado en el ombligo, que es pausado, pero un poco más acelerado que el primer pulso. La característica es que cada pulso es profundo, pulsa el ombligo y, luego, pulsa el cardíaco.

  • El pulso del ombligo es profundo y el cardíaco es lento y expansivo.
  • El pulso del ombligo está en conexión directa con Gaia, al pulsar el ombligo pulsa el cardíaco que es el expansivo.
  • Al estar el pulso expansivo en la misma zona que el pulso de la Red humana, en esta relación simpática resonante, es que surge la coordinación entre Gaia y la Red Humana.
  • Todo esto es un circuito que realiza un constante feed back coordinador.
  • La conexión con Gaia es desde el ombligo y se lee desde el cardíaco.

Preparación para el Protocolo

Se recomienda hacer cada uno de los protocolo durante 7 días, tres veces al día. Como es un protocolo que amplifica nuestra energía, puedes hacerlo en el momento y horario que elijas.

Recomendaciones:

  1. Para la activación de este protocolo necesitarás un vaso de agua para beber antes, durante y al finalizar el protocolo. El agua impregnada con la energía del protocolo colabora a fijar la nueva frecuencia y el cambio de percepción.
  2. El equipo reproductor debe tener una buena conexión de banda ancha a internet.
  3. Escuchar los protocolos con auriculares.

Acciones:

  • Inicias tomando agua a tu requerimiento.
  • Ponte los auriculares y simplemente repite el protocolo en primera persona y en voz interna. Puede que te duermas al momento de realizar el protocolo, está bien y no hace falta hacer el protocolo nuevamente por haberte dormido.
  • Una vez terminado el protocolo puedes volver a beber agua y seguir con tus actividades.

Si tienes alguna duda, contáctanos por:

Protocolo

Protocolo 41 – Primera Parte

Segunda Parte

Protocolo

Protocolo 41 – Segunda Parte

Tercera Parte

Protocolo

Protocolo 41 – Tercera Parte

INFORME UNITY

La era de las acciones evolutivas ha comenzado

Con Unity 41 y la activación de los dos pulsos entramos en comunión con Gaia.

En este ciclo 9 “A corazón abierto”, todo el tiempo vamos a estar trabajando hasta conectar con el Creador, con ser parte del todo.

Como humanidad y la parte que nos corresponde de este colectivo humano formamos parte del planeta tierra, que es Gaia.

Lo que hemos hecho con esta activación es ir tendiendo otra Red de comunicación que no estaba activa.

¿Cómo es esto? La separatividad, el me siento sola/o en el mundo, me siento incomprendida/o, la gente no me entiende…todo esto es simplemente no estar en el dial correcto de emitir y receptar.

Había comunicaciones disruptivas, rotas, en canales diferentes, diálogos en distintas frecuencias, así no hay conexión.

¿Para qué nos sirve habilitar este canal? Justamente para poder estar unificados con Gaia en este progreso de ascensión como humanos.

Un secreto: este progreso, en verdad, no lo podemos hacer sin Gaia.

La buena noticia

Tanto en textos sagrados como en lo que conocemos de anteriores civilizaciones humanas, se habló de destruir o extinguir la raza.

No obstante, esta vez el mensaje es claro, no hay ninguna necesidad de extinguir la raza para poder evolucionar.

¿Por qué se da esto ahora? Se debe a que estamos haciendo algo diferente: estamos volviendo desde nuestra individualidad al todo o a los distintos circuitos-niveles del todo.

Cada ser humano es uno en la humanidad y la humanidad misma es el todo, un nivel del todo. Como humanidad somos uno en este planeta, como muchas otras cosas son uno. Pero, si no estamos conectados con Gaia y no estamos entendiendo los mensajes, sucede lo que pasa en una familia disfuncional donde nadie habla y cada uno espera que el otro haga algo, pero estos otros no saben qué es lo que tienen que hacer.

En esto hay una desincronización de acciones. Por un lado, va la humanidad y, por el otro, va Gaia…situación que genera retrasos.

Este canal y, a medida que vamos trabajando como humanos, nos habilita a estar en el mismo discurso-diálogo del proceso evolutivo que va haciendo Gaia. ¿Por qué? Porque somos parte de Todo esto.

Se trabajó mucho desde lo individual, ahora toca reconocer lo individual hacia el todo, desde cada uno de nosotros hacia la humanidad, desde cada uno de nosotros hacia Gaia.

Un resultado es que vamos a poder escuchar los mensajes energéticos de lo que Gaia va procesando o haciendo y que desde nuestra individualidad podemos acompañar. Y, a su vez, todo lo que cada uno de nosotros pueda receptar de información va a la Red humana porque ya activamos la Red.

Esto pone en marcha otra velocidad en la evolución. Por tener este circuito activo, la acción de cada ser humano (con su pulso activo dentro de esta Red) es avance. A su vez, esto mismo ocurre en Gaia.

“La era de las acciones evolutivas ha comenzado.”

Esto mismo es lo que marca a este nuevo ser humano, un humano conectado con la especie humana en general y conectado con la energía del planeta tierra que habita.

Esto es lo que conforma la nueva humanidad, en donde ya no se vive desde lo que “te digo o me dijo”, “cómo te miro o cómo me miro”, sino desde poder captar y leer la información y actuar en consecuencia de ser parte del todo. O sea, vivir con mayor conciencia.

Este es el ser humano al cual nos dirigimos desde que comenzamos el día 1 de Unity.

Ahora, al final de este gran ciclo que es Unity, estamos en condiciones de visualizar y entender de qué se trata este nuevo ser humano y cuál es el cambio de paradigma que contiene a un todo conectado.


En Vivo!