Episodio 32: La Percepción y Equilibrio Dinámico en Todas las Relaciones que Entablamos - Alineacion Consciente

Activar el Equilibrio

32

Episodio 32: La Percepción y Equilibrio Dinámico en Todas las Relaciones que Entablamos

Todas las relaciones

Cuando decimos “todas las relaciones” es por el hecho de que “son todas las relaciones”. Estas son situaciones, personas y objetos.

¿Cuántas veces hemos insultado a las llaves de nuestra casa por no encontrarlas? 

¿Situaciones? Podemos estar viendo el canal de noticias, no estamos con las personas del noticiero, ni con las personas que son protagonistas de la noticia, pero si estamos relacionándonos con la situación. 

Dentro de esta situación escuchamos la típica noticia de todo noticiero: “entraron, robaron y golpearon”… y nos involucramos en esa situación: opinando, enojandonos o no, como también tomando partido y opinión. 

Tenemos la costumbre los seres humanos de involucrarnos en las situaciones sin estar presente “in situ”. No participamos, pero si nos involucramos y esto es relacionarnos.

“Vamos a trabajar nuestra relación con cada grano de arena de este universo.” 

Venimos de trabajar en nuestro interior en Unity 31: aprendimos a llevar el flujo de energía donde más lo necesitábamos. 

Ahora, pasamos al mundo exterior, entendiendo que todo el tiempo estamos en un flujo de energía y, con esta dinámica de flujo, debemos ver si este nos desequilibra por estar en un gasto innecesario o excesivo de energía, a fines de enviar energía hacia ese punto para poder lograr el equilibrio dinámico.  

Un claro ejemplo: tenemos en nuestras manos plastilina, esta se deforma de un lado y se deforma de otro lado, nuestra función es acomodar la plastilina. 

Tenemos relaciones con el mundo distorsionadas, cuyo flujo energético va de un lado para el otro y nosotros tenemos que equilibrar, diagnosticar donde hay un desequilibrio y enviar energía para equilibrar.

Debemos llegar al punto de tener claro que la energía que dirigimos sale de nosotros y por eso nos desequilibramos. Ante este hecho es necesario que de nosotros salga el equilibrio.

Este plan de acción no es para seguir maldiciendo, emitiendo juicios o tomar partido. 

Si fuera tu intención, no vamos a buscar tener más energía para seguir maldiciendo, enjuiciando o tomar partido con respecto a lo que pasa en la TV…no es para eso que queremos más energía, sino para equilibrar y desde el equilibrio resolver. 

Desde el equilibrio, la resolución puede ser algo muy simple como la de cambiar de canal o apagar el TV, pues ya no hay interés o algo que nos involucre. Puede ser también, el retirarse de una discusión porque en ese momento no se llega a nada y puede que en otra oportunidad se pueda resolver.

“Equilibrio no solamente significa restauración inteligente del flujo energético, sino también la resolución de tener la acción que hace que no estemos perdiendo energía.”

¿Qué implica hacer un diagnóstico?

En el diagnóstico debemos tener en cuenta el reconocimiento de los parámetros que usamos para medir el mundo:

  • Campo Mental
  • Campo Emocional
  • Campo Físico
  • Campo Energético (y toda anomalía en este campo que se expresa en los otros campos que somos)

En la práctica, este diagnóstico, se realiza en nuestra vida cotidiana. Por ejemplo: 

Si estamos en un estado de tranquilidad y de un momento a otro dejamos de estar tranquilos, debemos identificar y conocer que nos hizo perder la tranquilidad (e inmediatamente activar equilibrio,  este punto está más adelante en el proceso)

Para diagnosticar vamos a seguir trabajando el observador consciente de sí mismo, pues no podemos ponernos en modo piloto automático en nuestra vida, sino que debemos estar presentes e ir detectando que es lo que nos genera una energía de desequilibrio. 

Esto ya sea, por ejemplo, que estemos en nuestras tareas cotidianas de cocinar y esta acción generó un desequilibrio. Aquí, por un momento podemos retirarnos de la acción de cocinar para ver qué está ocurriendo en los campos que nos componen: mental, emocional, físico, energético.

Por lo tanto, estamos presentes y estamos reconociendo (no es estar en piloto automático): ¿Cuáles son todas aquellas situaciones, personas, acciones que nos generan desequilibrio? 

Veamos otro ejemplo: 

Si suena el despertador para ir a trabajar y nos ponemos de mal humor, esto es un desequilibrio. (Esto lo podemos equilibrar)

Si una acción, la que sea, nos genera pesadez en el cuerpo, o genera rechazo, un cambio de humor repentino…genere lo que genere dentro del marco de una vibración de baja frecuencia, esto es desequilibrio (y debemos equilibrarnos, si es esta la acción que elegimos realizar). Esto es estar activos y en presencia cotidiana.

Si estábamos teniendo líneas de pensamientos de frecuencia elevada y de repente empezamos a protestar, quejarnos, buscamos culpables, entramos en enojos, empezamos a dar órdenes al gobierno que tenemos, a la parte del gobierno oficialista, a los opositores, a Dios y a todas las variantes de Dios. 

Si vemos que empezamos a generar una secuencia en una línea de pensamiento que nos saca de nuestro equilibrio, en este punto vamos a buscar restablecer el equilibrio.

El punto de importancia en el “diagnosticar” radica en que estamos buscando sostener nuestra frecuencia energética en equilibrio y armonía. Ante toda cosa o situación que nos saque dentro del día, debemos accionar hacia el restablecimiento del equilibrio y el sostenimiento del mismo. 

En Unity venimos de un hilo conductor que en este ciclo 7 de Equilibrio se intensifica. Es un observador consciente, que no deja a la deriva lo que vive cotidianamente. Porque por más mínimo que sea el suceso (como el de escuchar una canción cualquiera y alterarnos), es un desequilibrio. No hace falta estallar en ira y furia para sentirnos desequilibrados.

“Buscamos que el nuevo ser humano permanezca en equilibrio y en una frecuencia de armonía, pues a partir de esto se pueden tomar otras decisiones, realizar otras acciones, elevar cualquier situación a una energía propicia para ser fácilmente resuelta.”

Lo que el ser humano viene haciendo es que resuelve desde baja frecuencia, o sea, en desequilibrio.

Por ejemplo: Si estamos resolviendo un tema de salud y la frecuencia en este aspecto es en cal. 30 de culpa… ¿Qué resuelvo con esta frecuencia?

Subir la frecuencia está muy bien, pero también debemos restituir de forma permanente la energía, porque toda nuestra historia humana nos dice que hemos estado en frecuencia de baja vibración. 

En lo particular, a las personas les pasa que en ciertos aspectos hacen trabajo interno y no logran sostener la energía o frecuencia correcta para pasar a otra instancia de su vida. 

Analicemos un caso: Si realizamos un trabajo interno para restablecer la salud y escuchamos en los medios de comunicación sobre lo que ocurre en la pandemia y nos surge el miedo de morir por causas del virus o porque puede aparecer cualquier otra sintomatología y decimos: “¡Oh Dios! Ya estoy enfermo otra vez”…empiezan nuestras emociones y pensamientos a volver a activar viejas creencias; al ocurrir esto baja nuestra energía, baja nuestra frecuencia. 

Esta situación en el ser humano es algo permanente, por lo tanto, debemos estar en todo momento presentes y darnos cuenta de cuando entramos en fastidio, en enojo, en depresión, en tristeza o impotencia, o de cuando algo nos duele; y, sobre todo, ver y estar atentos al desencadenante de pensamientos.

¿Para qué tenemos que hacer esto? Es para equilibrar, sostener y volver a la energía adecuada o correcta. Este es un trabajo que puede parecer tedioso al principio, pero luego se vuelve mecánico, pues estamos gestionando un nuevo hábito.

Ejercicio

Escuchar un programa de noticias y/o esa canción que siempre escuchamos.

Al escuchar, pregúntate: ¿Qué me pasa? ¿Me hago cargo y me duele, incomoda, o sea, desequilibra?¿Sigo en equilibrio?

Luego, sigue los siguientes pasos: 

A. Diagnóstico:

  • Campo mental
  • Campo Emocional
  • Campo físico
  • Campo energético

Del programa de noticia o de la canción: ¿Tengo que equilibrar todo? No, de la noticia o la canción, solo lo que causa desequilibrio y actúo equilibrando y no sacando de la canción ese párrafo o dejando de escuchar la canción o de ver el programa.

B. Conectar con el Pulso

C. Conectar con el Equilibrio Dinámico 

D. Enviar equilibrio a los campos que diagnosticamos y dejar que la propia inteligencia haga su trabajo.

E. Verificar cómo es nuestra relación posterior al haber aplicado Equilibrio Dinámico.

Un paso más profundo

Para poder sostener el equilibrio y poder empezar este camino hacia la nueva frecuencia en la humanidad de equilibrio y armonía, la acción sería, por ejemplo, al escuchar una noticia o canción, preguntarnos: de lo que escucho… ¿Qué tomo o de qué me hago cargo y puedo transformar? ¿Cómo sería de otra manera? 

Con esto empezamos a entendernos y a entender que podemos (o no) de forma mental, o visual, concebir otra manera de relación. 

Nuevamente, todo esto puede sentirse tedioso, pero cambiar una creencia lleva tiempo. ¿Por qué? Porque podemos tener, por ejemplo 45 años de edad, y solo tomando esta vida, llevamos 45 años sosteniendo una misma línea de creencias; y si la quiero cambiar, esto no va a cambiar en un día. 

Por lo tanto, debemos tener la vigilancia y la constancia de que cada vez que aparezca un desequilibrio, tomar la decisión de equilibrar o generar un protocolo para sostener la energía.

Debemos desandar algunos caminos y volver a trazar la ruta. Además, se debe tomar muy en cuenta que no es lo mismo volver a trazar la ruta en desequilibrio, que trazar la ruta en equilibrio… no es la misma situación. 

Podemos llegar a hacer algo diferente, pero si lo hacemos con la misma frecuencia: ¿Qué es lo que va a salir de de distinto en la misma frecuencia?  Y esto es en lo que respecta a cualquier aspecto de la vida. 

Siguiendo el aspecto de la salud, si estamos en una frecuencia de sufrimiento, cal. 80 o de ira, cal. 165, pudiendo estar en una frecuencia de aceptación, cal. 350, y tomamos una decisión y trazamos un camino en la frecuencia baja en la que estamos: ¿Qué vamos a crear desde este lugar de baja frecuencia? 

Por más que quiera crear algo distinto, el límite lo da la baja frecuencia. Entonces, estar en equilibrio y armonía es la base firme que nos va a permitir a nosotros cambiar lo que queremos cambiar. Y esto siempre teniendo en cuenta que estamos hablando de uno mismo y no de otros externos a nosotros. 

Equilibrio, permanente y constante, este debe ser nuestro piso, la base, y desde ahí en adelante se puede puede llevar este piso a una altura mayor. Este piso de equilibrio nos permite tomar decisiones, nos permite poder tomar acciones en el día a día, nos permite revisar lo que tenemos que revisar y trazar rutas, acciones y caminos.

“Si no estamos en equilibrio, es lo que conocemos, nuestra vida vuelve a las viejas creencias.”

Preparación para el Protocolo

Se recomienda hacer cada uno de los protocolo durante 7 días, tres veces al día. Como es un protocolo que amplifica nuestra energía, puedes hacerlo en el momento y horario que elijas.

Recomendaciones:

  1. Para la activación de este protocolo necesitarás un vaso de agua para beber antes, durante y al finalizar el protocolo. El agua impregnada con la energía del protocolo colabora a fijar la nueva frecuencia y el cambio de percepción.
  2. El equipo reproductor debe tener una buena conexión de banda ancha a internet.
  3. Escuchar los protocolos con auriculares.

Acciones:

  • Inicias tomando agua a tu requerimiento.
  • Ponte los auriculares y simplemente repite el protocolo en primera persona y en voz interna. Puede que te duermas al momento de realizar el protocolo, está bien y no hace falta hacer el protocolo nuevamente por haberte dormido.
  • Una vez terminado el protocolo puedes volver a beber agua y seguir con tus actividades.

Si tienes alguna duda, contáctanos por:

Protocolo

Protocolo 32

Segunda Parte


INFORME UNITY

Construcción de nuevos hábitos

La atmósfera que hay luego de vivir Unity 32 es de… Enojo

¿Cómo salimos de este enojo? Entendiendo que nos pasa.

Veamos un ejemplo:

Llega la temporada de calor de verano anunciada por el inicio de la primavera, y con esto llega la decisión de ponernos en forma, hacemos ejercicio físico, buscamos que esos kilos de más ganados en el invierno no estén más y nos ponemos a dieta. Para tener efectividad, tomamos pastillas para adelgazar y realizamos una dieta shock. Y así,  logramos el objetivo en un corto tiempo. 

Por lo tanto, nos relajamos de la dieta y las pastillas…pero, no sabemos cómo ocurrió, y esos kilos volvieron y ¡hasta se agregaron algunos más! Esto causa mucho enojo en nosotros.

Tenemos una idea de conciencia mágica, como también de estar inmaduros, ante el hecho de creer que con una sola acción, vamos a provocar una maravilla o un milagro en nuestra vida. 

Decimos: hice esta acción, por lo tanto, todo va a cambiar. Pero cuando no se ve el cambio, llega la frustración, la desilusión, el desengaño; o al revés, nos sentimos engañados por las pastillas o dietas, por el protocolo de Unity 32 o todo Unity. 

Este ciclo 7 y Unity 32 propone constancia y disciplina en la acción. En este punto es donde está el quiebre que nos encontramos transitando. 

“Es la constancia y disciplina en la acción lo que necesitamos hacer para poder modificar algo que se viene repitiendo una y otra vez, una y otra vez.” 

Creemos que con el toque de una varita mágica de una sola acción, esta repetición va a cambiar. En sí mismo, un solo movimiento no produce un cambio. 

Este enojo se da porque se asocia lo espiritual con la magia de Disneylandia, que es fácil y divertida.

(Consejo: ver película de “Walt Disney”, la historia narra todo lo que le costó al creador y cómo contra esto creó un pensamiento irreal, mágico en las películas, para contrabalancear su vida personal

No es que tenga que ser distinto, porque los cambios ocurren. El tema es lograr la regularidad de la acción, aquí está el fastidio. 

(Consejo: ver película “El Último Samurai”, allí se observa como un samurai se perfecciona a base de constancia)

Estamos creando un hábito nuevo…y debemos sostener en el tiempo a este hábito y a su nueva frecuencia elevada.

Luego de que este hábito pueda sostener el sistema, funciona solo. Pero si no sostenemos en el tiempo la acción, perdemos el hábito, perdemos todo lo que trabajamos (volvemos a tener esos kilos de más), volvemos al hábito anterior. 

Si no somos constantes en una acción, el viejo sistema vuelve a expresarse.

¿Por qué? Hemos hecho un montón de veces la acción del viejo sistema, lo hemos implementado un montón de años, lo hemos implementado un montón de vidas. 

Entonces, cambiar la acción y su frecuencia es clave. Y, como en todo proceso, tendremos días que no logramos sostener el nuevo hábito, pero volvemos a insistir.

Cada ser humano viene del tiempo

La visión y percepción finita que tenemos los humanos solo da cuenta de que nuestra experiencia evolutiva empezó en esta vida. Pero nosotros tenemos una trayectoria de existencias y de experiencias anotadas en nuestra alma…que si entiende lo eterno que somos. 

Hay líneas temporales de hacer experiencias específicas sobre un aspecto. Este aspecto lo venimos trabajando de vida en vida y, en esta vida, puede resultar que mágicamente se resuelva o cambie algo. No obstante, no es magia, pues venimos trabajando hace 5 siglos el sostener un hábito y en esta vida, número 17 de hacer esta experiencia, nos resulta fácil y liviano darle el cierre a un ciclo o consolidación de un hábito. 

En este momento, hay un pulso que busca construir una matriz en donde las personas tiendan al equilibrio. Lo cierto es que venimos de una matriz construida por memorias de haber tejido y escrito el desequilibrio de forma constante, de vida en vida (este mapa lo vimos en Unity anteriores). 

Ahora, estamos escribiendo un nuevo mapa a partir de este viaje que estamos haciendo en el tiempo. Volvemos a poner nuevamente la constancia de vida en vida y, dentro de esta vida, haremos usa de la misma sosteniendo el equilibrio.

Nuevos resultados

Lo que queda de este Unity 32 es “la acción de sostener el equilibrio en lo cotidiano”. Además, lo que se consiguió es que el cuerpo físico avise los desequilibrios

Nuestro cuerpo es el parámetro de medición: nos permite sentir que algo no está bien, y aunque no nos duele nada; nos permite sentir que estamos en desequilibrio, pero también, si nos duele la cabeza, podemos identificarlo como un desequilibrio, por ejemplo.

Todo esto es un llamado de atención a equilibrarnos y la acción que sigue es equilibrarnos. Una vez que nos equilibramos el cuerpo se siente diferente.

Es prestar atención a los signos (Unity 26) que podemos ir identificando y aplicar el protocolo de equilibrio. 

Si estamos equilibrados y de pronto aparece una emoción de baja frecuencia, que hasta puede llegar a resultar extraña, es un signo que indica la necesidad de restablecer el equilibrio. 

Todo esto va a ser una práctica que vamos a sostener una y otra vez, una y otra vez, hasta que sea cada vez menos frecuente la pérdida de equilibrio y más frecuente que estemos en equilibrio. 

Al mismo tiempo, esto no quiere decir que la vida nos va a sonreír las 24 hs del día, sino que vamos a tener la energía y equilibrio para ir sorteando lo que se presenta en la cotidianeidad desde una frecuencia más elevada

En un tiempo futuro, vamos a ver que nos desequilibramos, pero de forma inmediata, y sin mediar nada, nos vamos a equilibrar de forma automática, porque nuestro sistema ya lo empieza a hacer solo.

¿Por qué? Hemos formado un hábito.

El futuro posible

Durante muchos siglos, la humanidad vivió en desequilibrio, esta era la norma. Vivimos la polaridad de estar en baja frecuencia y algunas veces en alta frecuencia. Razón por la cual, este ejercicio de sostener el equilibrio, cuesta. 

Cuesta sostener, cuesta instalar, cuesta ponerlo en marcha. Para salir de la polaridad hay que estar en equilibrio. 

¿Cómo podemos entrar a la unidad? Entrenando el equilibrio y aplicando el equilibrio cada vez que este sea necesario para dejar atrás la dualidad. ¡Esto es una buena noticia!

Ahora mismo estamos marcando un precedente, estamos imprimiendo equilibrio en la conciencia colectiva y las nuevas generaciones nacerán con el equilibrio dado. De esta forma, el equilibrio se vuelve una norma, un nuevo hábito humano.

El trabajo que nosotros estamos instaurando con estas acciones, “quizás” esta generación no lo viva o vea, pero las nuevas generaciones si, porque ya nacen con esta información. Los nuevos niños nacerán con el equilibrio instalado, pues es una norma humana. 

Todo esto que a nosotros nos cuesta hoy atravesar en este nuevo camino, ellos lo van a tener incorporado y nos dirán: “¿Sabes por qué abuela, abuelo, nací con equilibrio como norma? Porque hubieron muchos de ustedes que trabajaron constantemente para anclar esta norma de equilibrio.” 

Cada una de nuestras acciones se va imprimiendo en la conciencia colectiva y permiten estos sucesos que se ven ya en los jóvenes adolescentes de hoy. Ellos piden que no los clasifiquen (la acción de clasificar dio lugar a la polaridad al principio de la historia humana). 

Esto también es una buena noticia, los chicos ya vienen ordenando este tema de la clasificación. 

Lo imposible se hace posible cuando una masa crítica se pone en marcha y empieza a cambiar las estructuras de pensamientos. Con este trabajo hecho, las nuevas generaciones nacen con un camino ya transitado. 


En Vivo!