Episodio 22: Establecer Nuevas Metas que Trasciendan las ya Conocidas - Alineacion Consciente

Nutrir la Nueva Configuración Humana

22

Episodio 22: Establecer Nuevas Metas que Trasciendan las ya Conocidas

Introducción

En Unity 20 recibimos la nueva energía, la instalamos y equilibramos en nosotros, en Unity 21 nos nutrimos de esta energía y nos volvemos responsables de nuestras acciones. El paso siguiente en Unity 22 es establecer nuevas metas, nuevos objetivos que trasciendan los ya conocidos.

En este punto en el que nos encontramos hay un cambio de visión, y está relacionado con ir modificando la conciencia colectiva, cada persona que participa en Unity está realizando esta tarea de aportar un cambio en la conciencia colectiva humana. Ocurre que la conciencia colectiva sigue anclada en la tercera dimensión y cada acto que realicemos de quinta dimensión colabora en el ascenso de nuestra humanidad. 

Hoy se observa mucha violencia en forma generalizada, esta violencia se expresa porque es así como vibra la conciencia colectiva y los que se nutren de esta vieja conciencia colectiva expresan lo que existe en la membrana de una conciencia colectiva en tercera dimensión. Ahora lo que se propone en estas nuevas metas y objetivos es poder encontrar soluciones, acciones, modos y nuevas maneras de ser y estar en este planeta sin violencia.

La violencia no es solo golpear o violentar físicamente, sino que la violencia es mucho más abarcativa. Ejercemos violencia con la simple acción de tirar basura en la naturaleza, torcer el cauce de un río, quemar un bosque, tirar residuos tóxicos en el agua… Todo esto también es violencia. Otro acto de violencia es estar observando el error y quedarse en el error, esto también es violencia. Mirar a nuestros ancestros y sus errores y quedarse con estos errores y expresarlos es violencia.

Una mirada superadora es mirar los errores y soltarlos… Soltar eso que ya no nos sirve para nuestro progreso. La violencia está en esto de querer ir al lodo, estar en ese lodo y justificar todo lo que ocurre ahí. Por el contrario, la idea de crear y sostener esta nueva configuración es que podemos observar, integrar, perdonar y aceptar lo que sí sucedió y seguir adelante sin estar en el lodo.

Podemos venir biológicamente de un árbol familiar donde un ancestro fue asesino, corrupto, quebró económicamente o fue infiel… Esto es un peso para nuestra vida actual… Toda la vida se planteó como karma, y está correcto. Nosotros ingresamos a estos clanes familiares y seguimos líneas ascendentes porque hay cosas que a nivel del alma queremos trascender de este árbol familiar o porque me propuse sanar este árbol, la sanación es necesaria, pero la distorsión de la sanación es lo que hay que dejar ir porque es violenta. Estar anclado en los aspectos bajos del pasado no permite la sanación del árbol familiar y no permite avanzar. 

Mirar hacia atrás fue necesario, porque si no reparamos y no sanamos, cómo podríamos construir un nuevo ser humano. Fue necesaria la transición de estas sanaciones porque se hace difícil para un ser humano pasar de ver errores y quedarse en el error a ver el error y trascenderlo. Y aún más complejo de entender es pasar directamente a activar soluciones, activar algo nuevo…. No está unida aún esta sinapsis de ver el error y trascenderlo, necesitamos hacer este proceso y anclarlo en la conciencia colectiva. 

Mirar el árbol fue necesario porque con esto pudimos deconstruirnos para poder entendernos. En su momento tuvo mucho sentido la psicología y la psiquiatría, estas son tecnologías que nos permitieron deconstruirnos para poder entendernos, pero esto ya pasó, ya nos deconstruimos, y se dio un paso más, un gran porcentaje de seres humanos empezó a preguntar ¿quién soy? ¿cómo es que llegue a ser lo que soy? ¿qué de lo que soy es realmente verdadero? ¿qué de lo que soy es impuesto por la cultura en la que vivo? Este tipo de preguntas y el explorarse también fue necesario que ocurra, fueron dos pasos necesarios que nos permitieron llegar al punto en el que estamos.

Desde este punto podemos observar que no nos dábamos cuenta de la violencia en la que estábamos, y aquello pasó porque estábamos inmersos dentro de una conciencia colectiva anclada en la tercera dimensión y por lo tanto actuamos desde ese lugar, y desde ese lugar energético es natural que nuestra psicología sea violenta.

Todo lo anterior dio lugar a que ahora podamos tener metas y objetivos que trasciendan la violencia, por ejemplo… Pero también podemos tener metas y objetivos que trasciendan la enfermedad. Al nuevo ser humano no le hace falta enfermarse, lo que si se realiza es una autosanación habilitada por el conocimiento de uno mismo y el ascenso energético individual. Ya no es necesario tener indicadores físicos de lo que nos va pasando como ser para que podamos comprender (o no) qué es lo que nos está sucediendo, esto es enfermedad.

El aspecto básico a resolver es la violencia y sus efectos, como la enfermedad que está dada en todos los ámbitos de nuestra vida. Cuando hablamos de tener relaciones tóxicas, lo que está presente en esta relación es la violencia, ¿qué necesidad tenemos de humillar o maltratar, ser humillados o maltratados? En cualquier relación, sea padres e hijos, entre hermanos, parejas, socios, compañeros de trabajo… Si observamos, nuestras relaciones están sostenidas por la violencia porque uno o más de uno en estas relaciones trata de sostenerse en el poder desde la violencia. El ser humano que se cree complejo y sofisticado es motorizado por violencia, es impulsado por una baja frecuencia.

Para que se pueda trascender la violencia hay que dejar atrás todas las metas y objetivos que nos condicionan y nos estructuran. ¿Qué pasaría si como objetivos tomamos los objetivos de nuestra alma? El alma, lo único que pretende es hacer experiencia, solo hay una cosa que quiere hacer y fue creada para eso, hacer experiencia, experimentar, no pretende otra cosa, y experimentar es igual a decir que “nos ocurre algo”, en vez de “resisto a esto que está ocurriendo”, en vez de tirarnos abajo, en vez de caernos o buscar hacer otro tipo de experiencia por resistir en la que estamos, sino que experimentamos y dejamos ir por el proceso natural de cumplir ciclos que es distinto de lo que venimos trabajando con la aceptación, pues está en algún punto tiene un trasfondo de resignación, ¿por qué? porque hay un espejo u objeto, o algo allí afuera que nos dice que algo no es normal y no es lo que queremos.

Distinto es darnos cuenta que elegimos experimentar, y ahora tenemos tecnologías que hacen más eficientes estas experimentaciones sabiendo también que experimentar es entrar en el campo de la incertidumbre. 

¿Qué pasaría si cambiamos nuestras metas a la incertidumbre? Llegan las resistencias, ¿verdad? Hagamos un ejercicio, supongamos que descubrimos, que tenemos un tumor en el estómago, una persona que experimenta dice: “voy a ver que hay dentro de este tumor”, y en la experiencia de hacer contacto empieza a sentir dolor, llega el pensamiento de que existe una posibilidad de morir a causa de este tumor… En cambio, se podría vivir desde “esto es lo que tengo en este momento, a ver, hago la experiencia y veamos qué ocurre”. Creo que es muy poco probable que salgas a hacer experiencia desde este lugar, ¿verdad?

En esta forma de tomar la vida hay un condimento que no está, la violencia no está, por lo tanto no pasamos por ese filtro lo que nos pasa, no estamos enojados porque nuestro estómago tiene un tumor, no nos enoja el dolor, no nos enojamos ni resistimos lo que estamos viviendo, tampoco tenemos que hacer el trabajo de aceptar aunque en el fondo sienta impotencia, sino que sé que es una elección que elijo experimentar, pues este tumor está aquí conmigo a diferencia de que quiero que este tumor deje de existir. La diferencia de asumir hacer la experiencia es que ya no hay culpables, no hay malos de la película, no hay otro que tenga el poder de modificar nuestra vida, simplemente estamos haciendo experiencia.

Ante este hecho de que estoy ante una experiencia ¿qué podemos hacer?, debemos buscar entender que nos lleva a experimentar esto, ¿porque elegimos esto? ¿de dónde parte esta elección? y la respuesta puede ser la parte que faltaba para terminar de armar la escena o completar un ciclo; esto va a permitir ver que la vida no es una pesadilla, ni estar con la recurrencia de por qué nos pasa esto a nosotros, tampoco tiene la culpa el otro… Todo esto se retira porque veo la escena completa y vemos que nosotros somos los responsables de lo que elegimos. Este paradigma de “hacer experiencia” va a ocurrir cuando estemos en contacto permanente con nuestro Ser, con nuestra alma desde nuestra alta vibración, cuando nos abramos a esta experiencia de continua conexión, la elección de hacer experiencia es natural.

El Ser ve en todo una experiencia, no siente padecimiento en cada experiencia, no sabe de dolor, no ve ni siente como nosotros, lo que el Ser ve es experiencia desde el lugar en que vibra, cuando ocurre una situación como morir en un accidente por ser atropellado por un toro en la fiesta de San Fermín simplemente dice: “bueno, en esta experiencia morí atropellado por un toro, y no hay mayor significación que el que morí a causa de que un toro me atropelló”, pero el alma si siente toda la alegría, euforia, adrenalina, dolor y sufrimiento por el resultado de la experiencia que es morir porque un toro me llevó por delante. Ir elevando nuestra vibración nos va posicionando en la mirada o tipo de observador que el Ser experimenta.

Entre el ser humano y el Ser hay un camino que al recorrerlo se experimenta desde la culpa a la bienaventuranza y todo esto queda registrado en el alma. El alma es un chip de información que el Ser usa para seguir realizando experiencia y esto se ve en el tipo de metas y objetivos y metas que se van trascendiendo. Para cumplirlas se puede usar modelos de sacrificios, penurias o abandonos, donde el alma puede llegar al punto de fracturarse y sufrir por contener todos los impactos de la experiencia. Cada instante de lo que se experimenta queda registrado en el alma y va a formar parte del gran historial de experiencias que el Ser tiene a disposición. Esta parte más elevada que seguimos siendo nosotros, el Ser, ve todo esto como un espectador viendo una película en el cine, así de simple es todo eso.

Venimos de Unity anteriores unificando cada capa de nuestra estructura, primero el alma se reconoce haciendo una experiencia humana, luego el cuerpo reconoce su divinidad sabiendo que fue creado pacifico (o sea, no violento), por este paso que se dio aparece una parte más de nuestro cuerpo: el Ser y realizamos el ensamblaje hacia él para estar en conexión directa, terminando un ciclo de tener siempre un intermediario para estar cerca de la divinidad. Ahora nos damos cuenta de la potencia de luz divina que somos. Luego unificamos nuestras frecuencias restableciendo un recuerdo perdido, nuestra constante de conciencia. Hemos equilibrado nuestra vibración para estar estables en la alta frecuencia, nos reconfiguramos a la nueva vibración del nuevo ser humano.

El paso siguiente es generar un nuevo paradigma dado por metas y objetivos que trasciendan el viejo paradigma cuya naturaleza implica seguir avanzando. Naturalmente esta frecuencia alta es tener una psicología de “vengo a experimentar”, una frecuencia baja es “ya no quiero experimentar esto por lo pesado que está siendo”. Cuando estamos en frecuencia alta llega el recuerdo de que todo siempre fue experimentar, desde el principio de los tiempos todo fue experimentar, dijimos: “vamos a esa roca desierta en el vértice del universo y hagamos que la vida ocurra, ¡veamos que ocurre en esta experiencia!” y cuando nos materializamos en este contexto vimos que esta experiencia estaba turbulenta y aparecieron los temores de estar dentro de la turbulencia, pero la idea fue ver cómo podemos salir de la turbulencia y no quedarnos dentro de ella, la idea es estar en una frecuencia que nos permita experimentar con la actitud de estar experimentando y no evitando la experiencia.


Preparación para el Protocolo

Se recomienda hacer cada uno de los protocolo durante 7 días, tres veces al día. Como es un protocolo que amplifica nuestra energía, puedes hacerlo en el momento y horario que elijas.

Recomendaciones:

  1. Para la activación de este protocolo necesitarás un vaso de agua para beber antes, durante y al finalizar el protocolo. El agua impregnada con la energía del protocolo colabora a fijar la nueva frecuencia y el cambio de percepción.
  2. El equipo reproductor debe tener una buena conexión de banda ancha a internet.
  3. Escuchar los protocolos con auriculares.

Acciones:

  • Inicias tomando agua a tu requerimiento.
  • Ponte los auriculares y simplemente repite el protocolo en primera persona y en voz interna. Puede que te duermas al momento de realizar el protocolo, está bien y no hace falta hacer el protocolo nuevamente por haberte dormido.
  • Una vez terminado el protocolo puedes volver a beber agua y seguir con tus actividades.

Si tienes alguna duda, contáctanos por:

Dejar ir etapas

Sucede que debemos morir, no físicamente, debemos morir al viejo ser humano y el paradigma que sostiene este viejo ser humano y esto debe ocurrir para poder encarnar al nuevo ser humano, ser fundador de nuevos paradigmas, no hay otra forma de ser un nuevo ser humano que dejando ir al viejo ser humano. No vamos a dejar el cuerpo biológico, pero si vamos a activar procesos que tienen a dejar ir lo viejo.

En esta nueva vibración es natural, psicológicamente hablando, evolucionar y crecer. ¿qué pasa si nos resistimos a estos procesos de evolucionar y crecer? simplemente no evolucionamos, quizás no seamos muy consciente de nuestra evolución cuando eramos un bebe o niño, pero si sabe pasar que queremos seguir siendo adolescente y no queremos entrar en la edad adulta, hoy vemos muchos casos de adultos que siguen siendo adolescentes porque nunca quisieron dejar esa etapa, psicológicamente son inmaduros, pues son adolescentes en muchos aspectos de sus vidas, esto hace que no logren instalarse en la edad cronológica que tienen llevando muchos aspectos de sus vidas como lo vive un niño o adolescente a pesar que otra edad y un cuerpo de adulto. Esto representa una resistencia a los cambios de etapa, por lo tanto no hay evolución, por lo tanto no hay posibilidad de establecer nuevas metas y objetivos que trasciendan los ya conocidos. En los estados de alta conciencia llegamos a la conclusión de evolución natural, sino sería como si una semilla tomará la decisión de ser semilla toda su vida y no hacer el proceso natural de ser una planta.

Un aspecto por el que no queremos pasar a una próxima etapa es que no pudimos cumplir con nuestras metas y objetivos, quedando atrapados en una época, en un momento que ya no tiene sentido. Otro aspecto es que simplemente no se quiere pasar de etapa porque no se quiere madurar, llega un momento donde el ser humano no quiere dejar de hacer lo que siempre hace, por más que lo que haga ya quede atrás y venga algo nuevo. La vida sigue su curso siempre y ahora se empieza a transitar una nueva etapa, que es distinta a la anterior, donde hay cosas que vamos a dejar de hacer porque simplemente ya las hicimos en la etapa anterior, y en este sentido ya no hay más nada que explorar y vendrán nuevas acciones y experiencias.

Protocolo

Protocolo 22 – Primera parte

Segunda parte

Una Nueva Meta

A nivel conciencia colectiva hay una nueva meta que establecer y es la de experimentar al Nuevo Ser Humano, un humano que sabe que forma parte de una sola humanidad que trabaja en equipo. No hay varias humanidades, hay una humanidad, que vive en un planeta y convive con otros seres, ya sea que los registre o no los registre. Entonces, el trabajo cooperativo y unificado es la nueva meta que sin luchas de poderes, sin enjuiciamientos, sin clasificaciones se va a expresar y todo esto se manifiesta unificando nuestras acciones.

Hubo en nuestra historia un intento desde la política con el socialismo de implementar la unidad humana, pero estuvo lleno de luchas, de juicios, porque para que el comunismo y tomará relevancia se opone al capitalismo y con esto entablamos una lucha y nadie pudo ver la meta de que aquí lo que importa es el bien común, que estamos todos en un mismo planeta y siendo todos la misma humanidad cuya acción es trabajar para vivir todos aquí y poder experimentar sin restricciones materiales y espirituales. ¿puedes darte cuenta ahora que ordenados bajo una meta superadora todo un planeta puede tener una vida diferente? Con esta meta desaparecer la violencia, repito, desaparece la violencia. ¿porque desaparece la violencia? porque no tenemos que luchar contra un otro para establecer nuestras ideas, pues las mismas son para cooperar en la evolución por el bien común de la humanidad, pero lo que existe en este momento es la lucha por establecer nuestras ideas.

Orgánicamente es viable, porque sino sería inviable nuestra vida, que tengamos una organización geográfica basado en paises y fronteras, organizaciones internas de acuerdo a cada región, de acuerdo a cada clima, de acuerdo a lo que se produce, de acuerdo a lo económico, porque es inviable que alguien, persona u organización, pueda comandar el planeta completo, esto es 100% inviable. Otro caso viable pero que tampoco funcionó pero que está como vestigio, es que las cabezas de cada lugar se reúnan para dirigir el camino de la sociedad y para saber qué es lo que hacen otros y empezar a colaborar y en esta colaboración se empieza a avanzar todos juntos como humanidad, para eso, en teoría, se creó la ONU y otras organizaciones similares, pero hoy estas organizaciones funcionan desde la división, la clasificación, la politica ideologica y la puja de poder, esto es violencia, o sea, se usa esta organización viable de geografía y política con el filtro de la clasificación, división y puja de poder. Estas acciones distan mucho de trabajar para el bien común de la humanidad, si bien existen acciones incipientes de trabajar en conjunto a favor del bien común, no están funcionando porque se está anclado en el viejo paradigma.

La división de trabajo debe existir porque no todos podemos hacer lo mismo al mismo tiempo y esta división es una cuestión de organización y no tiene porque ser una división de clase social, no tiene porque ser una división de razas, entre países no tiene porque ser una relación de competencia. hemos olvidado nuestra bondad humana, a cambio tenemos un virus para toda la humanidad y lo que muestra esta pandemia es que hubo y hay cierre de fronteras, cada uno defiende su reinado, ¿de que lo defiende? de un virus que está en todos lados, un virus para toda la humanidad, ¿acaso no podríamos tener acciones que lleven a que toda la humanidad colabore para trascender este virus? Lo que vemos es que cada líder trabaja por separado y sin primar el bien común, no se ve trabajo cooperativo, si competitivo. hay un virus para toda la humanidad y del otro lado, la parte humana, hay luchas de quien saca la vacuna primero, lucha por el derecho a tener la vacuna, lucha por quien tiene una economía fuerte capaz de comprar la vacuna, lucha por quien proveer la vacuna, lucha por desacreditar la vacuna, lucha por vacuna si vs. vacuna no, lucha por quien debe ser el primero en la fila para vacunarse, todas luchas que opacó la idea de cómo es que vamos a sacar a la humanidad de esto que está pasando, lo único que se hace es cerrar fronteras, restringir economías, elevar los niveles de pobreza e indigencia y a nadie le le despertó la bondad, y con bondad tener las ideas que saqué de esta situación a toda y única humanidad.

¿Cual es esta idea? trabajar en equipo, generando, si esta en la acción correcta y es por el bien común, una vacuna para toda la humanidad, a cambio tenemos varias vacunas que se venden al mejor postor, al que llegó primero, al que tiene mejor lobby, no primo el bien común en estas acciones, no se puso a disposición todos los laboratorios del planeta y que cada región haga su trabajo específico colaborativo a la red humana, que cada actor, desde el más pequeño al más grande genere la solución que nos va a sacar adelante y hacer esto aplaudirnos por ser un triunfo humano.

¿Qué es lo que nos está pasando que no nos pusimos a trabajar todos cooperativamente? no hubo un acto de bondad humana que pudiera generar una vacuna, si ese fuese el camino viable para el bien común de la humanidad, decir, esta es la fórmula, distribuyan a todos los rincones del planeta para que pronto recobremos nuestro camino, nada de esto paso, en su lugar se cerraron fronteras, se genero una carrera por que país o empresa hace la vacuna, proliferaron los juicios de que x vacuna no sirve y que x vacuna si sirve, países pobres que no pueden acceder a la vacuna, hay divisiones, hay clasificaciones, hay desigualdad, vemos ejecutarse los mismo hilos de siempre, por lo tanto no hay solución, sino continuidad del conflicto. Por todo esto, la gran meta colectiva es trabajar en equipo por el bien común de todos. 

Somos una sola humanidad que trabaja para sí misma, no importa si la solución es una vacuna suiza, inglesa, rusa, alemana, argentina o boliviana, lo que importa es obtener la vacuna que inmunice a toda la humanidad si es que la vacuna fuera el camino correcto alineado al bien común. Por más que organizativamente estamos sub agrupados en naciones, esto no quiere decir que no seamos una sola humanidad, en este sentido y para erradicar las clasificaciones, no hay nadie que merezca ser más humano que otro por pertenecer a una nación en preferencia, no hay raza ni color de piel que merezca ser más que el otro. Somos una sola humanidad.

Protocolo (Segunda parte)

Protocolo 22 – Segunda parte

Tercera Parte


INFORME UNITY

Alinearnos al bien común

Para poder dejar la violencia, las clasificaciones y los extremos en esta nueva configuración humana y nuevo paradigma, hay que iniciar el camino del bien común, y digo iniciar porque esto nunca se hizo antes. Si lo llevamos a un ejemplo y tomamos este contexto COVID-19 y su curación a partir de generar una vacuna, se abrió toda una polémica de vacuna si vs vacuna no, esto es una dicotomía del viejo paradigma. El nuevo paradigma no se trata de verdades y posiciones, sino, de cuál es el camino correcto, y en este camino correcto hay que saber que se cometen errores y que se aprende de los errores. A su vez, este camino debe estar alineado al bien común de la humanidad, cada aspecto debe ser llevado a la acción desde el bien común.

Hoy tenemos la dicotomía de me aplico la vacuna vs no me aplico la vacuna, la vacuna es mala vs. la vacuna es buena, la vacuna me mata vs. la vacuna me salva, todo esto es el viejo paradigma. La pregunta no es vacuna si, vacuna no, la pregunta es: ¿cuál es el bien común de la humanidad ante lo que sucede? Esta es la pregunta que inicia el nuevo camino, en el cual sabemos que vamos a cometer errores como humanidad, pero también vamos a aprender de los mismos. Nuestro nivel de conciencia debería permitirnos tomar una elección más allá de nuestra opinión personal, de nuestra estructura mental y nuestras creencias en función de lo que es el bien común de la humanidad. Esto es lo que cada uno de nosotros debe preguntarse y aprender a escuchar la respuesta y con ella tomar la decisión de si quiero el viejo paradigma o me sumo al nuevo, esto es igual a derribar nuestras estructuras. Independientemente de las respuestas ya que puede ocurrir que el bien común sea salir de esta situación sin vacuna, esto aún no lo sabemos porque nadie nunca hizo esta pregunta y si estamos o no dispuestos a trabajar nuestra estructura en pos del bien común, porque siempre que haya dos versiones de un mismo hecho, que haya posiciones encontradas, la violencia existe.

El desequilibrio existe porque tiene razón A o tiene razón B, pero bajo el nuevo paradigma se abre la posibilidad de que otro sea el camino a seguir, un camino que todavía no fue pensado, ideado, que todavía no está a disposición y el punto es saber si vamos o no a ser capaces de aceptar y tomar ese camino más allá de nuestros intereses personales, más allá de nuestras creencias, más allá de todo lo demás. En esta nueva configuración de conciencia debemos preguntarnos cuál es el bien común, cuál es la dirección hacia dónde nos dirigimos como humanidad y comprender que este bien común puede que no se exprese en esta generación, sino tal vez recién en 10 generaciones hacia adelante, aun así, esto no deja de ser el bien común.

Este es el camino, y esto significa al mismo tiempo desestructuración, dejar de estar en posiciones cerradas y dentro de estas posiciones cerradas dejar atrás esto de tener una única posición, esto de estar cerrado, ya que puede haber soluciones que no conocemos, que todavía no están presentes, pero que pueden llegar si las dejamos surgir por tener una actitud de apertura.

Estas soluciones a lo mejor están en un nivel energético que aún no alcanzamos y si elevamos nuestra frecuencia personal o grupal podemos acceder a estas soluciones y la característica es que no es ninguna solución de las que están presentes, pero también puede que sea igual a alguna que ya existe pero que nosotros no la podemos aceptar, lo cual podemos trabajar para trascender la resistencia que tenemos. Todo esto es empezar a trabajar por una humanidad nueva.

Si reflexionamos, nadie pregunta cuál es el bien común, nadie se conecta para informarse si hay alguna otra vía que aún no está disponible por el nivel de conciencia que tenemos, tampoco preguntamos de lo que hay presente cuál es el mayor bien común y si vamos a estar dispuestos o no a dejar de lado nuestra individualidad y empezar a pensar en el bien común. Siempre pedimos un mundo mejor basado en nuestras propias estructuras sin saber si este mundo que pedimos está alineado al mayor bien común de la humanidad.

¿Cuál es la mayor resistencia para lograr el bien común? Que cada persona quiere cambiar en el mundo viejo, quiere trabajos nuevos, quiere dinero, quiere que desaparezcan los conflictos familiares, quiere, quiere y quiere, pero nadie está abierto a algo nuevo, algo que puede no estar en ninguna de las configuraciones que hemos establecido durante milenios en este mundo. Nadie está abierto a ver qué puede llegar a ser lo nuevo, ¿por qué ocurre esto? porque a escala humana seguimos sin trabajar la incertidumbre. Todo el mundo exige y quiere respuestas, todo el mundo quiere conseguir sus propios objetivos… Pero no hay apertura para lo nuevo y menos algo nuevo alineado al bien común.

Todo lo nuevo implica algo desconocido y esto no es fácil de sostener para el común del ser humano y por este hecho la transición de este momento de pandemia a va ser largo, pues la humanidad detuvo su marcha hacia un progreso pensado en el bien común. En este momento existen muchas soluciones a disposición, pero nadie las ve y muchos menos las utiliza. Con esta resistencia global no ocurre otra cosa que detener el tiempo y este tiempo quieto, para que se mueva, dependerá de la formación de una masa crítica que se anime a dar los primeros pasos hacia el bien común.

Estuvimos encerrados en nuestros hogares el 80% del año 2020 y lo que la gente pensó es en cómo ganar más dinero, como pagamos nuestras cuentas, cómo nos reinventamos, pero todo esto no ofrece ninguna clase de cambio y menos soluciones. ¿Qué acción ofrece un cambio? El abandono de los objetivos, pero, nadie quiere despojarse de sus objetivos enmarcados en el viejo paradigma, por lo tanto, no hay apertura para algo nuevo, no hay apertura para algo que no conocemos.

Otro aspecto del retraso es que las personas siguen a otros en sus líneas de pensamientos y no son formadores de visiones propias, debe ocurrir el soltar esto de perseguir ideas ajenas para tomar las propias, a su vez estas ideas propias deben estar alineadas al bien común porque si no, tampoco se avanza. Si seguimos a un otro que además no está alineado al bien común, no hacemos otra cosa que ceder el poder de nuestras decisiones, cedemos el poder de las decisiones de nuestra vida a otro, que se supone que ve más que nosotros, se debe dejar este tipo de acción porque hace que no estemos comunicados con nuestra sabiduría interna y no estemos en contacto con aquellas soluciones que están disponibles para nosotros. 

El camino es pensar en el bien común, y si chocamos por nuestras estructuras y pensamientos con el bien común, debemos trabajar en trascender nuestras estructuras y llegar a generar metas y objetivos que trascienden los ya conocidos, y si no hay en este momento una solución de bien común o hay alguna otra alternativa, preguntarnos si estamos abiertos a esa posibilidad.