Episodio 39: ¿Cómo uso mis Herramientas? - Alineacion Consciente

Nutrir al Mundo

39

Episodio 39: ¿Cómo uso mis Herramientas?


Introducción

¿Usamos las herramientas que hemos adquirido para expresarnos en el mundo? Después que reconocimos estas herramientas: ¿las usamos en el ámbito cotidiano?

Lo que ocurre en las personas es que ante cada desafío que se presenta creen que están indefensos, desnudos o carentes y dicen: ¡Y ahora aparece esto? ¡Resuelvo algo y aparece otra cosa que resolver! ¿Cuándo se va a acabar esto?

Venimos a hacer una experiencia y las experiencias se dan en situaciones que tienen que ver con la resolución de las mismas o en como nosotros interpretamos esas situaciones y las resolvemos. Esto es una experiencia.

“No vamos a dejar de tener experiencias por estar haciendo un camino interno.”

Ser humano, criatura que se distingue por usar herramientas

Luego de este tránsito por Unity contamos con múltiples herramientas para poder resolver cada situación en nuestra vida.

Lo primero que debemos hacer es seleccionar una o varias herramientas de las que ya tenemos, de acuerdo a lo que queramos resolver o sanar: Creación y Manifestación, Bases y Fundamentos de Alineación Consciente, cada una de las unidades Unity y, también, tener en cuenta nuestras capacidades, virtudes y dones.

Además, hay que tener en cuenta que nuestros aspectos de vida son herramientas, todo aspecto de vida es una herramienta.

Importante: Resolver es trabajar sobre una potencia, calibración 1000 en adelante, Sanar es resolver un aspecto en calibración 999 hacia abajo.

Para llegar a saber qué podemos sanar o resolver, debemos ir a un segundo paso, “indagar” (la indagación es una herramienta) qué es lo que tenemos que sanar o resolver.

¿Por qué la indagación? Porque tenemos todo tipo de herramientas como las de índole personal. Ejemplos de ellas son: la resiliencia, la sabiduría interna, la dignidad, la integridad y todos los aspectos fundamentales que constituyen a un ser humano.

Desde esto hasta herramientas terapéuticas convencionales y holísticas, las ciencias, la política, la religión… todas son herramientas.

Hemos creado un mundo lleno de herramientas personales internas como herramientas externas, “y pensar que todo esto empezó con usar una piedra para abrir un cascarón porque dentro de este cascarón había alimento”.

Usamos una herramienta para conseguir algo. La primera herramienta fue este homínido que usó su inteligencia (la inteligencia es una herramienta) para crear otra herramienta: una piedra que sirva para quebrar una cascarón y con esto poder alimentarse.

El punto es que dependiendo de lo que queramos sanar o resolver internamente es la herramienta que implementaremos.

¿Por qué esto es así? Porque no podemos sanar un corte que nos hicimos en un dedo poniendo un par de gotas de limón en la herida. El limón puede cubrir la asepsia, pero lo que puede ocurrir también es que no sane la herida y tal vez infrinja bastante dolor.

Por lo tanto, dentro de las herramientas con las que contamos, tenemos que evaluar y decidir cuál es la idónea para sanar lo que tenemos que sanar o resolver lo que tenemos que resolver.

Para hacer todo esto, debemos usar una herramienta más que constituye un tercer paso, la sabiduría interna. ¿Por qué Sabiduría Interna? Porque a lo mejor recibimos un “consejo externo” como: “aplicar aloe vera en la herida” y resulta que la herida puede que de para aplicar antibióticos, ir a un médico y hacer puntos.
Por atender al exterior y no a nuestra sabiduría interna, por no escucharnos, a lo mejor estamos aplicando herramientas que no son necesarias en ese momento.

Tenemos la herramienta “kinesiología del comportamiento” o “Pulso Consciente” para preguntarnos y tener una simple respuesta de si o no a la hora de indagar.

Tenemos una herramienta que nos da nuestras propias respuestas de qué es lo que necesitamos y con cuál de las herramientas que poseemos debemos actuar, sea a nivel holístico o convencional, o a nivel personal en lo mental, emocional o físico.

“Todas las herramientas sirven, por eso son herramientas, pero no podemos clavar un clavo en la pared con un tenedor.”

¿Contamos con la herramienta tenedor? Si, cuento con el tenedor, pero va a ser muy difícil que pueda clavar un clavo en la pared con un tenedor.

La pertinencia de la herramienta tiene que ver con el caso, la situación o aspecto que nosotros vamos a estar requiriendo sanar o resolver. Para llegar a esta pertinencia hay que seguir trabajando con nuestra sabiduría interna y entrenarnos en escuchar cuál es la herramienta idónea para sanar o resolver y no anclarnos o detenernos en qué usar sola herramienta nos va a servir para todo.
La acción es unir la frecuencia energética que necesita la situación con la frecuencia energética que tiene la herramienta, para así poder estar en equilibrio y en sintonía con lo que queremos sanar o resolver.

Veámos un ejemplo: tenemos la herramienta Creación y Manifestación (Creación y Manifestación sería la antigua piedra que usábamos para quebrar el cascarón), cada vez que vamos a querer sanar o resolver un aspecto o situación, empezamos por la aceptación y perdón personal, seguimos la guia que esta herramienta propone.

Pero, quizás, la herramienta aceptación y perdón no sea la que necesitamos en ese momento, ni la que nos va a ayudar a descubrir lo que nos pasa, ni como podemos llegar a resolver o sanar.

A lo mejor lo que necesitamos es ir directamente a la activación. Si estamos entrenados en escucharnos, llega la pertinencia de aplicar justo la herramienta activación.

Tenemos muchas herramientas y muchos recursos para poder resolver, pero si no estamos atentos a lo que realmente la situación o aspecto requiere, podemos usar una herramienta que es igual a “clavar un clavo en la pared con un tenedor”.

Y, con esto, no estaríamos pudiendo resolver o sanar lo que queremos resolver o sanar y nos frustramos, nos enojamos, decimos: “esto no funciona o ya hice todo lo que tenía que hacer secuencialmente”…pero nunca nos preguntamos qué es lo que la situación requiere para nosotros buscar la herramienta.

Con Unity 38 tenemos una herramienta que, de forma inteligente, pone en funcionamiento todas nuestras herramientas cuando estamos en una situación in situ.

Pero, cuando tengamos que resolver algo fuera de esa situación y lo hagamos en la tranquilidad de nuestra habitación, en ese momento es que usaremos nuestras herramientas.

Entonces ¿Cómo usamos nuestras herramientas?

Por ejemplo: 

Venimos de la situación y sabemos que hay que profundizar en uno o más aspectos internos como, por ejemplo, trabajar empoderamiento y todo lo relacionado a esto. Ante esto, preguntamos: ¿en qué nivel de frecuencia vamos a comenzar el ajuste? Podemos usar el pulso consciente para tener respuesta a la pregunta:

  • ¿Comenzamos por el perdón? Si o no… Respuesta del pulso: no.
  • ¿Comenzamos con aceptación? Si o no… Respuesta del pulso: no.
  • ¿Comenzamos con la activación? Si o no… Respuesta del pulso: si.
  • ¿La activación es a nivel personal? Si o no… Respuesta del pulso: no.
  • ¿Es a nivel de árbol familiar? Si o no…Respuesta del pulso: no.¿Es a nivel alma? Si o no… Respuesta del pulso: si.

Aquí ya tenemos datos precisos del aspecto “Empoderamiento” y el nivel calibrado de la herramienta a usar es “Activación a nivel del alma”. Esto es desde donde ejecutaremos la acción de sanación o resolución, desde la frecuencia de activación a nivel del alma. La situación requiere este nivel calibrado y no otro.

Si estamos en Unity y hemos cumplimentado gran parte del entrenamiento, a la hora de tener que trabajar en el empoderamiento, no hace falta que pasemos por aceptar y perdonar, puede que la herramienta sea una activación. Esto ocurre así por el desarrollo que hemos desarrollado en nosotros.

Pero antes de seguir estas palabras, puedes verificar en ti desde donde empiezas a trabajar, usando sabiduría interna y el pulso consciente.

Es atinar en el aspecto y vibración de la herramienta que usaremos, para estar coherentes a la hora de sanar o resolver un aspecto o situación.

Tenemos disponibles herramientas de autopercepción y autodescubrimiento, tenemos la herramienta de escucharnos, escuchar qué es lo que requiere la situación.

También, tenemos la herramienta para saber la frecuencia de todo lo que existe en el mundo. Podemos saber nuestra vibración prevalente, como así también la frecuencia de un aspecto en particular.

¿Tenemos muchas herramientas? Si: ¿qué hago con ellas? Esta es la clave de toda la cuestión. ¿Qué tomamos de todo lo que tenemos y qué va a estar íntimamente relacionado con la escucha interna? ¿Todas las herramientas que tenemos sirven para la situación? ¿Cómo podemos saber esto? Usando el Pulso Consciente, o sea, haciendo.

Si no estamos muy entrenados en escucharnos, podemos usar la herramienta pulso consciente y de esta manera podemos saber por dónde podemos ir. De todos modos, si no conocemos el Pulso Consciente o kinesiología del comportamiento, dentro de Alineación Consciente°, como en otras herramientas, hay muchas guías para la autoindagación. Pues, la autoindagación también es una herramienta, la cual en todo este proceso de Unity hemos desarrollado.

Atención

Un quiebre que se produce a la hora de usar las herramientas es cuando tratamos “Relaciones Interpersonales”, solemos usar las herramientas para que el otro cambie.

¿Qué pasa en este caso? ¿Por qué deberíamos usar una herramienta para que el otro cambie? ¿Tenemos permiso para hacer eso? ¿Respetamos el libre albedrío y la evolución del otro? ¿Y qué de lo que está sucediendo no estamos mirando en nosotros?

Cuando hay un problema, este muestra distintas caras para todos los que están cruzando ese problema. Cada uno de los que participa de la situación debe tomar la cara que lo refleja y resolver lo suyo.

¿Esto quiere decir que no podemos ayudar a nadie? No quiere decir eso, quiere decir que solo si el otro nos pide ayuda lo ayudemos. Es decir, podremos hacer la acción de ayuda si está en nosotros la herramienta adecuada para hacerlo.

En líneas simples, si nos ofrecemos y el otro acepta nuestro ofrecimiento, actuaremos en función de lo que la situación requiera.

En este caso tenemos un permiso para compartir, acompañar, colaborar o ayudar. Si no hay una aceptación por parte del otro, no tenemos permiso y eso es todo lo que podemos hacer.

¿De qué nos vamos a ocupar entonces? Nos ocuparemos de nuestro rol en esa situación y de qué es lo que nosotros tenemos que hacer, sanar, y con qué herramienta lo vamos a hacer. Así como también, nos ocuparemos de que toda acción está vinculada a nuestra evolución personal y avance, porque sino entramos en un límite muy fino, difuso y confuso, donde terminamos cayendo en la manipulación de lo que nosotros queremos.
Ineludiblemente, al momento de estar en el mundo, vamos a sentir que hay situaciones y aspectos que nos desequilibran. Cuando volvamos a nuestra casa, nuestra habitación, usaremos nuestras herramientas.
¿Cómo las usamos, en qué punto las usamos y con qué vamos a comenzar este uso? Se resuelve con la indagación.

Preparación para el Protocolo

Se recomienda hacer cada uno de los protocolo durante 7 días, tres veces al día. Como es un protocolo que amplifica nuestra energía, puedes hacerlo en el momento y horario que elijas.

Recomendaciones:

  1. Para la activación de este protocolo necesitarás un vaso de agua para beber antes, durante y al finalizar el protocolo. El agua impregnada con la energía del protocolo colabora a fijar la nueva frecuencia y el cambio de percepción.
  2. El equipo reproductor debe tener una buena conexión de banda ancha a internet.
  3. Escuchar los protocolos con auriculares.

Acciones:

  • Inicias tomando agua a tu requerimiento.
  • Ponte los auriculares y simplemente repite el protocolo en primera persona y en voz interna. Puede que te duermas al momento de realizar el protocolo, está bien y no hace falta hacer el protocolo nuevamente por haberte dormido.
  • Una vez terminado el protocolo puedes volver a beber agua y seguir con tus actividades.

Si tienes alguna duda, contáctanos por:

Protocolo

Protocolo 39

Segunda Parte


INFORME UNITY

Coherencia y Alianza con mi propio Ser

Unity 39 nos instala en la coherencia por haber generado la alianza con nosotros mismos, con nuestro propio Ser, con la sabiduría interna que tenemos y que, a veces, no escuchamos.
Por esto mismo, al escucharnos, lo que obtenemos es coherencia y una alianza muy fuerte con nuestra sabiduría interna.
¿Qué resultado surge de la coherencia y esta alianza? Autosanación.

Hace mucho tiempo que venimos hablando de que somos capaces de auto sanarnos, solo que no nos acordamos, nos hemos olvidado de quienes somos y, en muchos casos, hay olvido sobre cuál es el verdadero motivo por el que estamos aquí.

Por lo tanto, el resultado es encaminarnos a la coherencia, aliarnos con nosotros mismos y, como consecuencia íntimamente directa, la autosanación.

¿Cómo podemos observar esta autosanación? ¿Cómo sé que estoy en coherencia y en alianza interna? ¿Cómo sé que sane?

Sumado a que se siente una floreciente energía de paz interna, a este estado se agrega una claridad mental que antes no estaba. Empieza a ocurrir una claridad de dinámicas de pensamientos que antes no estaban.

Esta claridad puede parecerse a los tan comunes “darse cuenta”, pero esta claridad mental es un paso más arriba del darse cuenta. Las personas, cuando trabajan el darse cuenta, ponen en medio la emocionalidad, esta claridad mental no tiene emocionalidad, es una mirada contemplativa.

La coherencia interna y la alianza con uno mismo, pasan a ser un estado de conciencia y miramos desde este estado, que implica esto de estar unidos a nuestra sabiduría interna y en coherencia con uno mismo.

¿Cómo sabemos que la herramienta es correcta? Porque entraremos en un estado de conciencia sostenido por nuestro equilibrio interno, la expansión mental del observador, la paz interna y un sentido profundo de estar en alianza con nuestro Ser.


En Vivo!