Episodio 30: Aprender a Imprimir las Experiencias del Alma - Alineacion Consciente

El Cuidado de Uno Mismo

30

Episodio 30: Aprender a Imprimir las Experiencias del Alma

Introducción

Aprender qué vamos a imprimir

Imprimir la experiencia, desde el plano del Ser, siempre se hizo… y se va a seguir imprimiendo en el alma la experiencia. Venimos con un plan, pero, ¿qué ha sucedido con esto?

Generalmente, el ser humano hasta el momento vino imprimiendo emociones bajas o las más fuertes. Esta acción humana de imprimir baja frecuencia es lo que sostenía la ley de karma, ley que ya en este momento no está en funcionamiento.

¿Qué hacíamos? Guardamos el error, lo que hicimos mal, la experiencia donde nos quedamos empantanados, guardamos todo para ir corrigiendo.

La acción de guardar para ir corrigiendo tuvo una buena intención, pero se fue acumulando cada situación y se generó una memoria pesada, consolidando así el karma. Fuimos nosotros mismos los que creamos el karma.

Ahora debemos aprender qué es lo que vamos a imprimir en el alma, porque desde la energía que teníamos veníamos imprimiendo lo más impactante de la experiencia, lo más fuertemente vivido.

Nadie fue imprimiendo en el alma el primer aroma exquisito que olfateo por primera vez, nadie ha impreso en el alma la emoción de sentirse parte de la tierra, del mundo, de esta vida. Nadie ha impreso la primera bocanada de aire, el primer contacto. Nadie ha impreso lo primero que vio.
Hay muchas situaciones aún para imprimir en el alma, pero como se imprimió la gravedad de la experiencia tenemos el alma fracturada. Imprimimos la gravedad una y otra vez desde el principio de nuestros tiempos.

Aprender qué es lo que vamos a imprimir en el alma tiene que ver con Unity 29, con amar la experiencia tal cual es y a esto imprimirlo en el alma. Este es el aprendizaje que invitamos a iniciar.

Unity 29 logra sacar todos los puntos de anclaje de dolor, en donde por acumulación no logramos ver toda la experiencia. El dolor constante nos lleva a tener muy poca visión. Estamos concentrados en una área muy pequeña de observación y disolver esto nos lleva a estar en un área más amplia.

Unity 30 busca que veamos toda la experiencia, desde su inicio hasta el punto en donde continúa la experiencia.

¿Cómo aprender a imprimir?

Seguiremos avanzando en el observador, ampliándolo para poder ver la experiencia completa y no fragmentada. Por ejemplo: ver el momento que nos llevó a dar el primer paso que nos llevó a estar enfermos, hasta la solución, sanación. 

Desde la ampliación del observador podemos ver todo el proceso. imprimimos una experiencia, no solamente sin dolor, sin culpa, sin anclar aspectos secundarios, sino también asumiendo la “responsabilidad de la experiencia y observándola en un darnos cuenta del proceso verdadero que estoy haciendo con la misma”. 

Con esto tomamos una actitud de explorador, de ser un cartógrafo, entendiendo el recorrido que se hizo y que marcamos para después poder observar el resultado. Aquello que vendría a ser el mapa de nuestra vida. 

Un mapa que sabemos tiene límites y fronteras, con un terreno dado en diversas superficies donde hay llanuras, sabanas, montañas, desiertos, bosques. Conocemos lo que tiene nuestro mapa porque recorrimos el territorio. 

Satélites y Cartógrafos

Hoy, debemos recuperar la idea de recorrer cual cartógrafos el territorio, pues tenemos un instrumento más de observación a nuestro beneficio: los satélites, que nos entregan grandes planos territoriales, con cientos de detalles.

El cartógrafo sabe lo que representa cada detalle, sabe en experiencia viva que es una montaña, pues hizo el recorrido de subir y bajar montañas.

En este recorrido que hacemos hay cierto desajuste entre lo que el satélite ve y lo que el cartógrafo hace como experiencia. El satélite tiene una altura y una visión que no tenemos nosotros los cartógrafos al recorrer el camino.

La idea ahora es encontrarnos en un punto medio donde podamos ver en lo alto y, al mismo tiempo, poder recorrer el territorio e ir ajustando la información de lo que percibimos desde la altura, desde una frecuencia más elevada.
Cuestión que es el causal de quejas de casi todas las personas del mundo: como hay un desajuste y las cosas no salen como queremos, decimos “en qué estaba pensando Dios, el Ser, el Universo, la vida, para diseñar esta experiencia en que nada me sale”.

He aquí la Respuesta a esta pregunta existencial:

El Ser diseña y genera el programa, al que llamamos alma. Programa esta alma para que haga un recorrido. El tema de recurrente cuestionamiento es que al diseñar el recorrido no introduce si la experiencia va a doler o no. Su foco está dado en generar un mapa, un plan de vida.

Pero aquí abajo, ya en cuerpo humano, nos damos cuenta que este diseño tan inspirador, que se da entre el nacimiento y la muerte, entre estos límites y fronteras con cientos de pasos que tenemos que recorrer, no se presenta tan simple como el diseño original que realizó el Ser.

Empezamos a ver que en algunos pasajes del camino está inundado de obstáculos, por momentos el camino se hace fácil, por momentos inestable. Todo esto lo vive el que está aquí abajo, el cartógrafo, el ser humano.

¿Qué trabajo hace el cartógrafo?

Tenemos al Ser que diseña un mapa y genera un programa, el alma, para que haga un recorrido. Este recorrido lo hace el cartógrafo, el ser humano. La función del cartógrafo es ir registrando cada hito del camino. Tan enfocado está en su rol que perdió la imagen del mapa completo del Ser y solo está concentrado en marcar cada hito del recorrido.
Todos estos hitos son puntos de dolor, esto es lo que el cartógrafo viene grabando de vida en vida. Dice: aquí hay un hito (o sea, punto de dolor), lo grabó así en el inconsciente y, al mismo tiempo, lo imprimió a su vez en el alma.

Esta acción viene haciendo desde el principio de los tiempos de vida en vida y sobreescribe en el mapa original mapas distorsivos.

No hay un mapa claro, sino que hay mapas llenos de puntos de dolor, que producen la fractura del alma.

¿Qué es un alma fracturada? Son secuencias de dolor que se viven de forma automática, cada paso es: “me duele, me duele, me duele”.

El cartógrafo fue poniendo todas las dificultades en el mapa que estamos transitando. Vamos por un camino hermoso de montaña, pero vemos carteles que indican “zona de derrumbe”; pasamos por un vado y vemos cartel de “zona de inundación”; pasamos por un bosque o pradera y vemos “zona de incendio”.

Vemos alertas por todos lados: ¡Cuidado! ¡Peligro!
Vemos todo esto porque hemos marcado el camino una y otra vez. A cada hito le pusimos el cartel de pendiente peligrosa, curva cerrada, camino sinuoso.

Esto es lo que el cartógrafo fue imprimiendo en el alma e hizo que no pudiéramos ver el “recorrido en sí”…nos acordamos de todos los carteles de peligro en detrimento del recorrido.

Un nuevo recorrido en el alma

“Ahora todo pasa por ajustar la imagen del Ser y la imagen del ser humano y establecer un nuevo recorrido en el alma con este ajuste y no imprimir siempre dificultades tal como veníamos haciendo”.
Al acercar la visión del Ser, dada de forma tangible en el alma al momento de elegir la experiencia, se hizo una elección entendida de esta manera. Por ejemplo: decidí emprender el viaje en tren, auto, a pie, en avión.

En vez de imprimir sufrimiento, miedo, culpa en nuestras experiencias, podemos ahora imprimir el “desafío” de un recorrido y ser como el cartógrafo: ir registrando el desafío que nos vamos a encontrar en el camino que elegimos.

Podemos, además, anclar la idea de ajustar lo que dice el mapa del Ser y el mapa del ser humano…decirle al Ser, “¡no viste esto, no viste esto otro, ajustemos lo que ves tú (que sé que soy yo mismo pero en otra de mis frecuencias) y lo que yo experimento!”.

Lleguemos a un punto de acuerdo, seleccionemos un camino más propicio y seleccionemos desde donde vamos a transitar el camino, desde qué frecuencia de conciencia.

En un ejemplo práctico, elijamos si vamos a ir en automóvil, en tren o avión. Cada uno de estos vehículos es un transitar diferente, pues si estuviéramos en una zona de montaña cerrada, el automóvil no puede entrar, pero si podemos ir a pie o ir a caballo o en bicicleta. Siempre hay alternativas desde donde transitar la experiencia. Vamos explorando y la idea es ir ajustando mientras lo hacemos.

Esta idea de ajuste que hemos usado en la comparación entre el satélite y el cartógrafo es para que se haga una lectura lo más real posible. Estamos alineando los espejos del satélite con los espejos que usa el cartógrafo para marcar los hitos.

Este ajuste es lo que faltaba hacer y que provocó el distanciamiento que nosotros tenemos de nuestra alma y de nuestro Ser. Como no fuimos ajustando se produjo el desfase: el humano tiene su propio mapa y el Ser tiene su propio mapa de cómo transitar el camino.

¿Por qué se elige de qué modo vamos a transitar el camino?

Podemos tener una idea original de qué experiencia queremos hacer, suele ser una muy buena idea la elección que se hizo. Pero en el recorrido suele pasar otra cosa y con esto llega el reclamo: ¿por qué pasa lo que pasa y no lo que estaba planeado originalmente?

En este punto, a modo de ejemplo, les propongo que veamos lo que verdaderamente es un protocolo de Unity o de Alineación Consciente y aquello que las personas creen que es y hace un protocolo.

El ser humano entiende que si eleva su frecuencia va a eliminar ciertos puntos del recorrido, esto es incorrecto. Lo que en verdad ocurre es que vamos a recorrer esos puntos del camino, pero lo vamos a hacer desde una conexión vibracional más empatada, o en un punto medio desde como el ser pensó que se puede hacer la experiencia, y no desde la visión del ser humano signada por el sufrimiento y con sensación de estar abandonado por el Ser, recorriendo solo el camino.

La frecuencia del protocolo provee mirar más amplio el trayecto que se está realizando, sobre elevamos nuestra visión y contemplamos todo el territorio. Luego, debemos bajar a tierra esta visión haciendo la experiencia en el territorio. No vamos nunca a evitar el camino, sino que lo que pasa es que lo vamos a transitar desde otro lugar.

Pareciera ser que entre estos dos mapas no hay un punto de encuentro, pero si lo hay, es el alma. Es allí donde el Ser y el ser humano ahora imprimen información, hay un solo mapa.
Mientras más elevada sea la energía, más corta o cercana es la relación entre el Ser, el alma y el humano. Esta relación cercana permite concebir lo amplio de la experiencia del para qué venimos a hacer la experiencia y no esto de esquivar la experiencia de vida que venimos haciendo. Nos la pasamos esquivando, hemos esquivado evolucionar. Ahora podemos ver para qué hacemos todo este recorrido.

Habiendo sacado el alquitrán en Unity 29, que son todos estos carteles de peligro, curva peligrosa, pendiente peligrosa, derrumbes y todo los demás carteles de “cuidado con esta experiencia”, ahora ajustamos el recorrido a lo que también ve el Ser y que está impreso en el alma.

¿Cómo aprendemos a ver la experiencia a nivel del Ser, alma y ser humano?

¿Cuál es la apertura que debemos tener para aprender a imprimir de forma consciente todo el recorrido? ¿Cómo aprendemos a ver la experiencia a nivel del Ser, alma y ser humano?

Sabiendo que estos tres en sí son una unidad de sí mismo, la acción es ampliar la visión y ajustar la visión de la experiencia contemplando la vibración de cada uno de estos tres aspectos de la unidad que somos.

Ampliar la visión en el sentido de no quedarnos con todo lo nefasto que nos pasó. Ya tenemos una capacidad adquirida los seres humanos cuando al preguntarnos si podemos relatar 10 experiencias felices, de alegría, vividas en los últimos 30 días, casi nadie puede contestar de forma automática.

Si solo preguntamos qué es lo que pasó en estos últimos 30 días, el relato que surge es: el automóvil se averió, mis hijos están insoportables, la escuela no da clases, el gobierno es inoperante, mi padre se enfermó, el vecino tira la basura en mi cesto… y así.

El ajuste es poder entender el viaje completo. ¿Hay accidentes? Sí, pero también el recorrido está lleno de buenos momentos. Siempre que se inicia una relación de diálogo tiene que ver con solo accidentes que hemos vivido, con problemas, con cosas “malas” y nunca, o casi nunca, con algo “bueno”.

Por lo tanto, debemos ampliar y ajustar donde empezó mi experiencia, así después podemos ajustar el recorrido.

El ajuste

Pasar de registrar un suceso a registrar la experiencia completa. Vivimos por los sucesos registrados, siempre es la misma dificultad. Esto ocurre porque siempre vemos la visión corta, pero la vida es mucho más completa, están también los sucesos positivos de nuestra vida. Si registramos estos sucesos donde disfrutamos, vamos a poder encontrar un punto medio de las dos visiones y ajustar.

¿Qué ajustamos? …ahora que podemos disfrutar!

Preparación para el Protocolo

Se recomienda hacer cada uno de los protocolo durante 7 días, tres veces al día. Como es un protocolo que amplifica nuestra energía, puedes hacerlo en el momento y horario que elijas.

Recomendaciones:

  1. Para la activación de este protocolo necesitarás un vaso de agua para beber antes, durante y al finalizar el protocolo. El agua impregnada con la energía del protocolo colabora a fijar la nueva frecuencia y el cambio de percepción.
  2. El equipo reproductor debe tener una buena conexión de banda ancha a internet.
  3. Escuchar los protocolos con auriculares.

Acciones:

  • Inicias tomando agua a tu requerimiento.
  • Ponte los auriculares y simplemente repite el protocolo en primera persona y en voz interna. Puede que te duermas al momento de realizar el protocolo, está bien y no hace falta hacer el protocolo nuevamente por haberte dormido.
  • Una vez terminado el protocolo puedes volver a beber agua y seguir con tus actividades.

Si tienes alguna duda, contáctanos por:

Protocolo

Protocolo 30

Segunda Parte


INFORME UNITY

Saberme en la experiencia

¿Qué debo imprimir?

Estas experiencias que hay que imprimir no tienen que ver y ni tienen relación con imprimir abundancia financiera, imprimir una nueva relación de pareja, imprimir que mis hijos sean más inteligentes a la hora de estudiar en estos tiempos de covid-19. 

Nada de esto es lo que se imprime, porque no es lo que se viene trabajando en esta serie de Unity. 

Al quedar espacio libre, ahora hay que ocuparlo. Ocuparemos el espacio donde antes estaba el alquitrán imprimiendo la energía que con Unity 30 se activa: seguridad y armonía de saberse en la experiencia. 

A partir de esta energía, vamos a poder imprimir este estado y energía en todos aquellos lugares donde retiramos lo que estaba guardado desde hace mucho tiempo y que nos bloqueaba. 

Armonía y Seguridad

Sacamos el odio… y la energía que ahora hay es armonía y seguridad. Por lo tanto, ¿a quién voy a odiar si siento armonía y seguridad? El odio, generalmente, es una manifestación de inestabilidad, inseguridad y de egocentrismo a que las cosas no salen como quiero que salgan. 

Ahora bien, si estoy dentro de mi armonía y seguridad, esto lo provee Unity 30, no es necesario el odio, ni la envidia, ni nada. Así no sepa cual es el siguiente paso evolutivo, siento seguridad y armonía. 

Un dato curioso es que esta seguridad y armonía de Unity 30, por sí misma, toma lugar en las personas, toma el lugar que hemos vaciado, sea en el campo físico, emocional y/o mental. 

El 99,99% de las emociones bajas tiene que ver con desarmonía y falta de seguridad. Esto que venimos resolviendo de: “mi papá me dejó”, “mi mamá no me cuidó”, “tuve una infancia triste”, “siempre me faltó”, hizo personas inseguras en sí mismas y en los procesos. 

Esto de buscar amor afuera, sentir que debemos expresar un proyecto que es de otro para ser reconocido, se reduce a una inseguridad personal.

No es menos, y no es poco, que Unity 30 aporte Armonía y Seguridad, sobre todo en esas lesiones o en el alquitrán que se terminó de consumir. 

La importancia de la Armonía y Seguridad

¿Por qué es importante esto? Siempre debió estar la armonía y seguridad de saberse seguro y armónico en la experiencia que se está haciendo.

A diferencia de lo que se trabajó en el Laboratorio de Creación y Manifestación sobre “estar conscientes de lo que creamos”, aquí simplemente es tomar la energía de armonía y seguridad y dejar que se exprese la experiencia en función de ellas. 

¿Qué debe expresarse? Armonía y seguridad,  por ejemplo en el vacío o procesos inconclusos que dice todo el mundo tener con su niño interno de <lo que no se recibió>, <lo que se recibió de más>, <lo que fue y lo que no fue>.Vacíos en donde siempre estamos volviendo al pasado para rectificar y sanear de una o de otra manera. 

Aquí solamente es tomar y permanecer en la energía de armonía y seguridad, para a partir de ahí ver que imprimimos en el alma desde esta armonía y seguridad.


En Vivo!